El Monasterio de Piedra, entre saltos de agua

Monasterio de Piedra en Zaragoza - Los Viajes de Margalliver

El Monasterio de Piedra era un lugar al que le teníamos muchas ganas y aprovechamos nuestra estancia en Teruel para visitarlo. Visitamos el monasterio mientras realizábamos la ruta por la provincia de Teruel. El Monasterio de Piedra se encuentra en la localidad de Nuévalos en la provincia de Zaragoza.

Tardamos unas 3-4 horas en recorrer el parque y el monasterio, pero si queréis tomarlo con calma, incluso podéis alojaros aquí, cuenta con un Hotel & Spa y varios restaurantes.

Los Vadillos en el Monasterio de Piedra - Los viajes de Margalliver

El entorno ofrece varias rutas para todos los gustos, desde rutas de senderismo por los valles del Piedra y del Mesa (Red Natura 2000); rutas gastronómicas, enológicas y del múdejar.

El Monasterio de Piedra ofrece visita al monasterio cisterciense y al parque-jardín histórico. Yo os recomiendo que tengáis las entradas compradas con antelación y así vais directos y evitáis colas.

¿Cómo llegar al Monasterio de Piedra desde Teruel?

Pues lamentablemente la única opción que hay de llegar al Monasterio de Piedra desde Teruel es el coche. Se encuentra a unas 2 horas (142 km), cogiendo la A-23 y tomando el desvío en Calamocha para buscar la A-2506.

Pero nosotros el día lo teníamos organizado de otra forma y cambiamos la ruta más rápida para hacer una parada y conocer Molina de Aragón, un precioso pueblo de Guadalajara.

El recorrido apenas aumenta unos kilómetros, pasamos de 142 a 155 y el tiempo de recorrido prácticamente es el mismo, pero la carretera ya no es tan buena, al menos a mi parecer.

La carretera A-202 en la provincia de Zaragoza - Los viajes de Margalliver

Hasta Molina de Aragón bien, pero una vez que termina la provincia de Guadalajara y entramos en la provincia de Zaragoza, el carril se estrecha y el trayecto hasta el Monasterio de Piedra se nos hace un poco interminable. Solo hay que ver en google maps como la CM-210 (bien señalizada con sus carriles perfectamente delineados) se estrecha para convertirse en la A-202, perdiendo anchura a la carretera y en un estado de conservación regulero con bastantes curvas.

El día era bastante caluroso, tened en cuenta que era agosto y estábamos conduciendo al mediodía. La zona nos parecía un desierto interminable y agotador. Ya dudábamos de si el Monasterio de Piedra merecería la pena, si lo encontraríamos seco y nos defraudaría.

Los fresnos Altos en el Monasterio de Piedra - Los viajes de Margalliver
Había agua, mucha agua 🙂

El gps nos decía que ya estábamos cerca y se notaba, cruzamos por encima del río Piedra y aquí note un pellizquito en el estómago, había agua, mucha agua. Prácticamente bordeamos (aun se conserva la mayoría de su muralla) todo el monasterio para llegar a la entrada.

Hay dos zonas de aparcamiento muy amplias y gratuitas justo a la derecha, antes de llegar a la primera puerta del parque.

Aquí puedes reservar una excursión desde Zaragoza para visitar el Monasterio de Piedra

 

Consejos para visitar el Monasterio de Piedra

Nosotros cometimos un error del que queremos avisaros para que no os ocurra lo mismo y es que empezamos visitando el parque jardín y, como es habitual, nos entretuvimos muchísimo y después vimos el interior del monasterio. ¿El problema? La hora de cierre no es la misma en el monasterio que en el parque jardín. Cuando fuimos confiados a visitar el monasterio, nos avisaron que estaba a punto de cerrar y tuvimos que verlo de una manera rápida. Una autentica lástima, porque nos pareció precioso.

Claustro del Monasterio de Piedra - Los viajes de Margalliver
Claustro del Monasterio de Piedra

Así que nuestro consejo es visitar antes el monasterio y luego perderse por el parque jardín 😉

En cuanto a calzado, ya sabéis, que sea cómodo. No estaría de más ir con chubasquero (depende de la época que escojas para visitarlo). Nosotros al ir en verano agradecimos mucho acercarnos a las cascadas.

Plano del Monasterio de Piedra - Los viajes de Margalliver
Plano del Monasterio de Piedra que entregan en la entrada al mismo

El parque-jardín histórico del Monasterio de Piedra

¡Exuberante! No creo que haya otra palabra que pueda definir mejor a este monumento natural. El camino del parque-jardín esta señalizado y el itinerario esta realizado de una manera correcta para que no nos perdamos ningún punto de interés. Cascadas, arroyos, lagos, grutas, miradores y mucha flora y fauna hacen del parque-jardín un espectáculo para los sentidos.

Fresnos Bajos en Monasterio de Piedra - Los viajes de Margalliver
Fresnos Bajos en Monasterio de Piedra

Una vez presentamos la entrada, atravesamos el sendero dejando a la derecha las terrazas del hotel y comenzamos a descender hasta llegar al Vergel de Juan Federico Muntadas, una explanada repleta de árboles que crean una sombra y dan un frescor que invitan a echarse un ratito. Del Vergel pasamos al Baño de Diana y el lago de los patos. Aquí ya empezamos a vislumbran cascadas, y aunque son maravillosas, aun nos quedaban muchas mas sorpresas en el camino.

Cascada la Caprichosa

Llegamos a la cascada Trinidad (llamada así por los tres planos diferentes en los que se produce su caída) y atravesamos 3 grutas antes de llegar a la majestuosa cascada La Caprichosa. Aquí subimos escalones para llegar a Los Vadillos, un lugar donde estuvimos bastante tiempo, disfrutando de la sombra y el frescor y jugando, como no, con la cámara de fotos. Esta zona es la que atravesamos con el coche cruzando el puente y fue lo primero que vislumbre desde fuera del parque-jardín del Monasterio de Piedra.

Cascada la Trinidad en el Monasterio de Piedra - Los viajes de Margalliver
Cascada La Trinidad – Monasterio de Piedra

Atentos a los Fresnos Altos y Bajos, aquí la cámara va a echar fuego, pero tranquilos, hay mucha agua para apaciguarlo. Aquí es imposible no tocar el agua y sentir el frescor de la misma.

Fresnos Altos y Bajos en Monasterio de Piedra - Los viajes de Margalliver

Continuamos hacia la cascada Iris y la gruta del mismo nombre, una gruta increíble que, desde nuestro punto de vista, es la mas bonita de todo el conjunto. La gruta es un juego para nosotros, escaleras, zonas estrechas, y como premio finaliza en la gran cascada Cola de Caballo, la cual vimos desde arriba y la cruzamos por abajo, llegando a sentir una suave lluvia de la fuerza de la caída de esta cascada.

La penúltima cascada de nuestro recorrido es Cascada de los Chorreaderos, que se sitúa cruzando la Fuente del Señor y nos lleva a la Gruta de la Carmela. Ya llevamos mas de 26 puntos del itinerario recorrido y el fin se va acercando.

La Cascada Cola de Caballo en Monasterio de Piedra - Los viajes de Margalliver
La Cascada Cola de Caballo en el Monasterio de Piedra

Nuestra visita al parque-jardín finalizó en el Lago del Espejo, que encontramos en obras de mantenimiento. Aunque no pudimos continuar el sendero para recorrer este lago, si que comprendimos el nombre del mismo, se reflejaba perfectamente la Peña del Diablo, llamada así por una leyenda de amor y fe en honor al monje Ponce.

La leyenda de la Peña del Diablo en el Monasterio de Piedra 

Como casi todas las historias trágicas de amor, esta comienza con el rechazo del caballero Ponce por parte del padre de Doña Eladia, obligada a desposarse con un caballero digno de su apellido. El caballero Ponce desapareció la misma noche de la boda y apareció pasado los años, en el Monasterio de Piedra convirtiéndose en monje de esta congregación y siendo uno de los miembros mas queridos.

Lago del Espejo en Monasterio de Piedra - Los viajes de Margalliver
Lago del Espejo

Se dice que el diablo tentó mucho al monje, e incluso persuadió a Eladia para tentar nuevamente al monje, y este, con una fe inquebrantable, volvió a rechazarla. La muchacha acabo suicidándose en la puerta del monasterio y Ponce empezó a enfermar, llegando a fallecer al poco tiempo mientras el diablo, enfadado por un nuevo fracaso, cogió la piedra mas grande que encontró y la lanzó contra el monasterio, con el firme propósito de acabar con todos sus ocupantes, y con mas ahínco, con el monje Ponce.

Fue justo en ese mismo momento, cuando la última espiración del monje se produjo con la lanzada de la piedra por parte del diablo. Cuenta la leyenda que los ángeles desviaron la piedra, que fue a caer en el Lago del Espejo y que estará ahí hasta el fin de los tiempos.

El Monasterio Cisterciense del siglo XIII 

El monasterio Cisterciense se puede recorrer por libre o con visita guiada que va incluida en la entrada, nosotros no tuvimos mas remedio que hacer la visita libre y apresurara.
La visita se completa con un total de 10 estancias destacables. La primera, como no, es el magnifico Claustro desde donde parten el resto de salas.
Sala Capitular Monasterio de Piedra - Los viajes de Margalliver
La Sala Capitular Monasterio de Piedra
La sala capitular era el lugar mas importante en la vida diaria de los monjes, pues allí se tomaban las decisiones importantes, además, en esta sala se leía todos los días permitiendo la entrada a novicios y conversos los domingos y festivos. De camino a la abadía nos encontramos con el altar barroco, donde se encuentra representado San Benito de Nursia, fundado de la orden Benedictina.
Llegamos a la abadía, el lugar que más me impresionó y gustó de todo el conjunto (sin incluir el parque-jardín). La abadía apenas conserva su techo, y aunque pueda parecer extraño, esto le da un encanto especial, y supongo, que el cielo jugó a crear una atmósfera perfecta, pues ya estaba atardeciendo y la luz era mágica, y encima nos encontrábamos solos ¿que más podíamos pedir?.
Abadía del Monasterio de Piedra - Los viajes de Margalliver
Aquí fue donde pudimos entretenernos un poco mas, pero aun nos quedaba por ver el Pasadizo de Conversos, único en España y de estilo románico, que nos conduce a la actual sala de Carruajes. La Cilla era la bodega del monasterio y hoy en día acoge varias exposiciones, entre ellas, una muy interesante sobre la D.O del vino de Calatayud.

¿Qué más podemos hacer en el Monasterio de Piedra?

Una vez visto el monasterio Cisterciense y el parque-jardín, decidimos ver un poco mas de lo que nos ofrecía el Monasterio de Piedra.
Continuamos el tramo de muralla perimetral del monasterio para llegar a la Torre del Homenaje. A la derecha se encuentra la Cruz de Gayarre.
Esto fue todo lo que vimos nosotros, pero la entrada al Monasterio de Piedra incluye la exhibición de vuelo de aves rapaces al presentar la entrada para acceder al parque-jardín. Nosotros  obviamos esta actividad por la falta de tiempo.

 

Nosotros teníamos el alojamiento en Teruel capital, pero nos descartamos en una futura visita hacer noche en el propio monasterio, en su Hotel & Spa, supongo que no será barato, pero seguramente valdrá la pena por los comentarios tan positivos que tiene. Total, de vez en cuando hay que permitirse el lujo de disfrutar de estas experiencias. Aun así, os dejo enlace a los hoteles que se encuentra en Nuévalos, para que tengáis donde elegir.

 
Sin duda el Monasterio de Piedra inunda el alma, lleno de rincones, con un escenario inigualable. No te lo pierdas 😉
 

Hotal-Spa en el Monasterio de Piedra en Zaragoza - Los viajes de Margalliver

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SOBRE NOSOTROS

quienes somos los viajes de margalliver

Somos Enrique y Marga, una pareja andaluza a la que le encanta viajar y enseñar lo que descubrimos. En este blog encontraras gran parte de nuestros viajes y anécdotas, que esperamos te sirvan de inspiración.