Qué ver en Ledesma, antigua ciudad romana de Bletisa

Qué ver en Ledesma - Los viajes de Margalliver

Ledesma es un precioso pueblo de la provincia de Salamanca en el que decidimos realizar una parada en nuestro viaje hacia Galicia para realizar el Camino de Santiago. Está situado al noroeste de Salamanca, a tan solo unos 30 minutos en coche de la capital. Está dentro de la red de los pueblos más bonitos de España, y en este post te vamos a contar qué ver en Ledesma y sus razones para ser uno de los pueblos más bonitos de España.

Qué ver en Ledesma

Como es tradición en nuestros viajes, nuestro punto de partida es la oficina de turismo, esta se sitúa en la Plaza Mayor, pero nosotros la encontramos cerrada (en Agosto solo abre de viernes a domingo) así que tuvimos que ir al centro de interpretación histórico de Ledesma, que hace las funciones de oficina de turismo cuando no está abierta la otra oficina. Aquí podemos obtener un mapa de Ledesma (si lo queréis online aquí podéis descargar el mapa) con una ruta señalizada con lo mejor que ver en Ledesma. Algo que nos gustó mucho de esta ruta por Ledesma es que está muy bien señalizada, unas flechas en las fachadas y suelos para no perdernos, algo que nos recordó mucho a  Selestat o Colmar en la Alsacia , donde nos guiaban a través de la huella de un perrete y la estatua de la libertad por la ciudad, respectivamente.

Margalliver con la flecha que nos indica la ruta por Ledesma - Los viajes de Margalliver

Bletisa, Centro de Interpretación histórico de Ledesma

La primera parada de la ruta por Ledesma debe ser Bletisa, el centro de interpretación histórico. Aquí conoceremos mejor la historia, cultura y antepasado de Ledesma, recorriendo este innovador espacio con audiovisuales y recursos interactivos que parece un laberinto. Además se sitúa en la antigua iglesia de San Miguel, que tanto su fachada como su interior son preciosos.

Antigua Iglesia de San Miguel, actual centro de interpretación de Ledesma - Los viajes de Margalliver

Para culminar la visita tendremos que subir al coro desde donde tendremos una panorámica de la iglesia y descubriremos el «tesoro oculto» que esconde. A nosotros nos sorprendió y nos gustó mucho.

Mosaico de BLETISA que se ve desde el coro del centro de interpretación de Ledesma - Los viajes de Margalliver

Castillo de Ledesma y el famoso Verraco

Siguiendo la ruta, la siguiente parada es la plaza de la fortaleza, un bonito jardín, donde encontramos justo en el medio al Verraco de Ledesma, una escultura de granito que data entre el siglo VII y el I a.C. Este hallazgo se produjo en las obras de las escuelas de la Calzada de San Pedro en 1957. Del verraco solo podemos apreciar su tronco ya que se quedó sin cabeza, pero aún así es uno de los símbolos de Ledesma y tienes que ir a saludarlo.

Margalliver con el verraco de Ledesma - Los viajes de Margalliver
Margalliver con su nuevo amigo el verraco – Qué ver en Ledesma

La plaza de la fortaleza, como su nombre bien indica, es la antesala para llegar al castillo de Ledesma. Nosotros no pudimos acceder a la visita libre porque estaba cerrado, en su interior se estaba preparando el escenario para una obra de teatro que se realizaría por la noche. ¿Qué hicimos entonces? pues obtener entradas para el teatro y así poder ver el castillo por dentro, un 2×1 que nos salió redondo. Vimos la obra Rinconete y Cortadillo en un singular lugar como es el patio de armas del castillo, lo pasamos genial.

Interior del castillo de Ledesma - Los viajes de Margalliver

El castillo posee dos puertas de acceso: la norte, por la que se accede desde la plaza de la fortaleza y está presidido por el escudo de la Villa, y la sur, que tiene dos grandes torreones que lo defienden. Si visitáis el castillo y entráis por la puerta sur, no olvidarse luego dar una vuelta y ver la puerta norte, que para nosotros es la más impresionante y bonita, si bien es cierto que es menos accesible y por eso se entra por la otra puerta.

Panorámica del castillo de Ledesma - Los viajes de Margalliver

Siguiendo el sendero marcado, nuestra amiga la «flecha» nos sigue guiando mientras descubrimos las casas palacios de Ledesma, su arquitectura e historia hasta llegar al siguiente punto, la plaza de San Nicolás.

Foto nocturna del castillo de Ledesma - Los viajes de Margalliver

Puerta de San Nicolás

Llegados a la plaza de San Nicolás nos encontramos con uno de los mejores miradores de Ledesma, donde podremos ver unas vistas alucinantes al río Tormes a su paso por Ledesma. Además podremos pasear por parte de la muralla de piedra granítica que actualmente se conserva casi en su totalidad. Esta muralla rodeaba al completo la villa de Ledesma y tenía 8 grandes puertas, por desgracia, a día de hoy, solo queda en pie una, la Puerta de San Nicolás o de los Mártires.

Vistas del río Tormes desde el mirador de la puerta de San Nicolás - Los viajes de Margalliver
Vistas del río Tormes desde el mirador de la puerta de San Nicolás – Qué ver en Ledesma

Por cierto desde el mirador si nos volvemos hacia el pueblo, observamos un peculiar balcón esquinero adornado por un arco sobre una fachada de piedra y color rosa, sin duda un rincón precioso de Ledesma.

Margalliver y al fondo el balcón esquinado y la iglesia de Santa María la Mayor de Ledesma - Los viajes de Margalliver

Bajamos del mirador y atravesamos la puerta de San Nicolás para ver su cara exterior, la más bonita que tiene, flanqueada por dos grandes torres semicirculares que le dan aspecto de una gran muralla.

Margalliver sentada delante de la puerta de San Nicolás de Ledesma - Los viajes de Margalliver

Esta puerta es un imprescindible que ver en Ledesma, no te la puedes perder 😉

Plaza Mayor de Ledesma

El siguiente punto en nuestra ruta por Ledesma nos lleva hasta su Plaza Mayor, punto neurálgico de la villa, al que accedemos por el arco de la torre de la Iglesia de Santa María La Mayor, la más importante de la villa. En esta plaza se encuentra también el Ayuntamiento, la Casa de los Roderos y el Palacio de Beltrán de la Cueva.

Iglesia de Santa María La Mayor

La Iglesia de Santa María la Mayor es la referencia en Ledesma, contando con más de 900 años de historia. Esta villa llegó a tener un total de 6 iglesias, 2 conventos, 5 ermitas y 19 cofradías, esto da a entender la importancia que tuvo Ledesma en su momento.

En su interior nos encontramos con un precioso coro y órgano barroco, que nos recuerda a la escolanía y al maestro de música que sirvieron en esta iglesia. Llama poderosamente la atención el retablo mayor, dedicado a la titular de la iglesia, la Asunción de María. Realizado en madera jaspeada al estilo neoclásico sobre los años 1752-1753, se encuentra el relieve de la coronación de la Virgen por la Santísima Trinidad.

Retablo mayor de la iglesia de Santa María la Mayor de Ledesma - Los viajes de Margalliver

Aunque esta iglesia está compuesta por diferentes estilos, se la reconoce como una excelente muestra del gótico hispano-flamenco por sus bóvedas, su amplia nave, la sencilla pero eficaz estructura, el esquema decorativo y arquitectónico de la portada meridional y el arriesgado arco escarzano del coro.

Coro y órgano de la iglesia de Santa María la Mayor de Ledesma - Los viajes de Margalliver

De la fachada de la Iglesia de Santa María La Mayor destaca su imponente torre campanario, que se puede divisar desde casi cualquier punto de Ledesma y su preciosa puerta de entrada.

Torre campanario de la iglesia de Santa María la Mayor de Ledesma - Los viajes de Margalliver

Casa de los Roderos y Palacio de Beltrán de la Cueva

El Palacio de Beltrán de la Cueva representaba el poder señorial, ya que gracias a los 3 grandes balcones que daban a la Plaza Mayor era el lugar favorito de los señores para presenciar los actos públicos que se dieran en la plaza. Además podemos observar dos grandes escudos en su fachada, pertenecientes a D. Francisco y D. Beltrán, condes de Ledesma, que se dice que pudieron haber sido realizados durante la Primera República.

Palacio de Beltrán de la Cueva situado en la plaza mayor de Ledesma - Los viajes de Margalliver

A esta palacio también se se conoce como la Casa de los Roderos, por ser desde el siglo XVIII la sede de la Comunidad de la Villa y la Tierra. Precisamente tendremos que atravesar el arco de los Roderos, cuyo nombre le viene dado por esta casa, para seguir la ruta y seguir descubriendo esta maravillosa villa.

Margalliver en el Arco de los Roderos en Ledesma - los viajes de Margalliver
Margalliver junto al Arco de los Roderos en Ledesma

La Alhóndiga, el silo generoso

Al cruzar el arco de los Roderos nos encontramos con La Alhóndiga de Ledesma, que data del siglo XVI. Es uno de los inmuebles que se destinaban para el abastecimiento de la población. Pero La Alhóndiga era mucho más que un almacén de cereal, ya que garantizaba el suministro a las panaderías y a los vecinos de pan y además tenía fines benéficos, ya que una parte de lo generado se destinaba para ayudar a los más necesitados.

Detalle de los dos escudos de la Alhóndiga de Ledesma - Los viajes de Margalliver

En la fachada destacan dos inmensos escudos en los que se representa un puente, el río y un animal. Desgraciadamente la alhóndiga fue destruida parcialmente durante la invasión francesa y actualmente está siendo reconstruido para tener su aspecto original y darle un uso acorde a su historia.

Paseo de Alonso Andrea y el mirador del río Tormes

Dejando atrás la Alhóndiga, llegamos a uno de los puntos más bonitos de Ledesma e imprescindible que ver en Ledesma, se trata de el Paseo de Alonso Andrea, un paseo peatonal donde, nos encontramos al comienzo con el Hospital de San José del que destacamos su fachada señorial y, que al finalizar damos con el mirador del río Tormes, con unas vistas espectaculares del río y los puentes de Ledesma: el puente viejo y el puente nuevo.

Paseo de Alonso Andrea en Ledesma - Los viajes de Margalliver

Recomendamos visitar este mirador al amanecer o al atardecer, su belleza aumentará con los reflejos de los puentes en el agua.

Margalliver en el mirador del río Tormes en Ledesma - Los viajes de Margalliver
Margalliver en el mirador del río Tormes – Qué ver en Ledesma

Menhir de Ledesma

En un pequeño jardín intramuros junto al rio y muy cerca del puente nuevo encontramos el Menhir de Ledesma. Se trata de una prueba de que en esta villa existieron asentamientos megalíticos en el siglo III a.C. Se puede acceder también en coche, ya que hay un pequeño aparcamiento justo al lado.

Menhir de Ledesma - Los viajes de Margalliver

El Puente viejo, el Puente nuevo y la Ermita del Carmen

Ledesma tiene 5 puentes: el Puente Mocho, el puente de Peñasarracín, el puente del arroyo Merdero y sus dos puentes más famosos: El puente viejo y el puente nuevo.

Del puente viejo se dice que es de la época de Trajano, aunque su estructura es medieval. Tiene 5 ojos que se han reconstruido a lo largo del tiempo por diversos motivos. Este puente tenía una torre y unas dependencias donde recaudaban el impuesto del portazgo, que se tributaba a las mercancías que lo cruzaban. En la otra orilla tenemos la ermita del Carmen, que no pudimos visitar.

puente viejo y puente nuevo de Ledesma vistos desde el mirador del río Tormes - Los viajes de Margalliver

El puente nuevo se construyó en los años 50 y esto le dio una nueva vida al puente viejo, ya que por él empezó a transitar únicamente personas. Se recomienda cruzar el puente viejo en silencio… se dice que sus cinco ojos nos estarán vigilando.

Puente nuevo de Ledesma - Los viajes de Margalliver

Ruta de senderismo al Puente Mocho

Para terminar os voy a recomendar un pequeño paseo de apenas 3 km para visitar el puente mocho de Ledesma. Andaremos por la antigua ruta romana Bletisama Ocelo-Duri que enlazaba Coria con Zamora. Los restos de la calzada y el puente mocho tienen herencia romana y están declarados Bien de Interés Cultural.

Nuestro coche en el parking para hacer la ruta del puente mocho de Ledesma - Los viajes de Margalliver
Nuestro coche en el parking de la ruta del puente mocho en Ledesma

Por falta de tiempo, no pudimos hacer esta ruta de senderismo y nos dio mucho coraje, pero a falta de ello si que pudimos ir al comienzo de la ruta, donde se encuentra un parking y aprovechamos para ver las vistas de Ledesma que desde esa zona que son muy bonitas.

Panorámica del pueblo de Ledesma desde el mirador del parking del puente mocho - Los viajes de Margalliver

Dónde comer en Ledesma

A Ledesma llegamos justo para la hora de comer, así que según las indicaciones de google y de los restaurantes que tenían mejor puntuación y que teníamos cerca, decidimos almorzar en el Hotel-Restaurante El Rocal, situado a 5 minutos del castillo. Pedimos sendos menús del día que nos supieron a gloria. Variedad de platos, todo muy rico y a un buen precio, 10 € el menú.

Para la cena decidimos comer en el que también fue nuestro alojamiento en Ledesma, el restaurante Las Cadenas, otro gran acierto. Pedimos una ensalada con bacalao que estaba espectacular y un surtido de croquetas… tremendas, del surtido me quedo con las de morcilla. De aquí hablan muy bien de su solomillo y sus postres, que por falta de tiempo (llegábamos tarde al teatro en el castillo) no pudimos probar.

Ensalada con bacalao del restaurante Las Cadenas, dónde comer en Ledesma - Los viajes de Margalliver

 

Surtido de croquetas del restaurante Las Cadenas, dónde comer en Ledesma - Los viajes de Margalliver

Dónde dormir en Ledesma

Como hemos comentado anteriormente, nuestro alojamiento en Ledesma fue en el Hostal las Cadenas, muy bien situado, de fácil acceso, con aparcamiento en la puerta y a escasos 5 minutos andando del casco histórico. La habitación tenía aire acondicionado, un poco ruidoso, pero por lo demás, cama muy cómoda y baño correcto, lo imprescindible para descansar bien.

Hostal las cadenas, nuestra recomendación para dormir en Ledesma - Los viajes de Margalliver

Teníamos también incluido en el precio el desayuno, que fue muy completo, con tostada, fruta y algún que otro dulce. Muy recomendable este hostal por su precio económico y por la magnifica atención de su personal.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SOBRE NOSOTROS

quienes somos los viajes de margalliver

Somos Enrique y Marga, una pareja andaluza a la que le encanta viajar y enseñar lo que descubrimos. En este blog encontraras gran parte de nuestros viajes y anécdotas, que esperamos te sirvan de inspiración.