Qué ver en Salamanca

Qué ver en Salamanca, una de las ciudades más bonitas de España - Los viajes de Margalliver

Salamanca es un ciudad que te atrapa desde el primer momento que la ves, guarda mucha historia y sabiduría entre sus edificios de piedra. En este post te contamos lo mejor sobre qué ver en Salamanca, con las visitas imprescindibles en la ciudad.

¿Cómo llegar a Salamanca?

Salamanca se encuentra en la zona occidental de Castilla y León y está conectada con Madrid mediante tren, aunque la mejor forma de acercarse a la ciudad es hacerlo por carretera, utilizando el autobús o un vehículo privado, desde la capital de España, o por la autovía A-66 (Ruta de la Plata). 

¿Qué ver en Salamanca?

Plaza Mayor

Sin duda alguna, para mí se sitúa entre las dos o tres plazas mayores más bonitas del país, barroca y diseñada por Churriguera, constituye el centro neurálgico de Salamanca para sus habitantes y turistas, y aquí es donde bulle la vida de la ciudad como punto de encuentro en el que disfrutar de los manjares de la tierra en cualquier de sus terrazas y donde celebran los grandes acontecimientos sus habitantes. Es una de las visitas imprescindibles que ver en Salamanca.

Plaza Mayor de Salamanca, sitio emblemático que visitar en Salamanca - Los viajes de Margalliver

Catedral vieja y nueva

Cuando viajes a Salamanca no debes olvidar que estás ante una de las escasas ciudades españolas que cuenta con dos catedrales, la vieja y la nueva, que aquí se encuentran construidas anexas. Una vez en el interior será fácil identificar dónde estás, porque la más antigua se halla a un nivel inferior… y es que esto se debe a que en el momento de su construcción, la calle estaba a esa altura. Responder cuál es más bonita de las dos es como decantarse si quieres más “a mamá o a papá”, son muy distintas y cada una tiene un estilo diferente.

Fachada de la catedral Vieja de Salamanca - Los viajes de Margalliver
Fachada de la catedral Vieja de Salamanca – Qué ver en Salamanca

La Catedral Vieja fue construida entre los siglos XII y XIII y de ella no te puedes perder las fabulosas pinturas murales que decoran sus capillas como la de San Martín o el retablo mayor del siglo XV, compuesto por cincuenta y tres tablas góticas, cuyo centro cobija la Virgen de la Vega, patrona de Salamanca, talla de madera recubierta de bronce dorado con esmaltes, muy singular. Y no olvides subir a la Torre del Gallo, que es el cimborrio, desde donde contemplar la ciudad desde las alturas y ver de cerca la decoración de la parte alta, que se asemeja a escamas de pescado, rematada por la veleta con un gallo. ¡Ya sabes el porqué de su nombre!

Desde aquí es posible acceder a la Catedral Nueva con el mismo ticket, edificada entre 1513 y 1733. Sabrás que estás en ella por las numerosas vidrieras situadas en sus muros, y su visita te permitirá recorrer sus naves, donde hallar tallas de Juan de Juni, Mariano Benlliure, o medievales, como el Cristo de las Batallas en retablos de Churriguera.

Catedral Nueva de Salamanca, otra visitas imprescindible que ver en Salamanca - Los viajes de Margalliver
Catedral Nueva de Salamanca, aquí es donde tienes que buscar el astronauta –  Qué ver en Salamanca

Pero una de las mayores curiosidades de la catedral no se halla en el interior, para encontrarla debes situarte en la fachada norte… busca… ¿ves algo “raro”? Mira bien porque… sí, es un astronauta tallado en piedra… y no, no es que los hubiera hace siglos, se añadió en 1992 en el marco de una restauración.

Universidad de Salamanca

Justo frente a la puerta principal de la catedral verás una plaza, el Patio de las Escuelas, presidida por la estatua de Fray Luis de León, cuyo entorno hace retroceder siglos atrás, como si volvieras a la Edad Media. Aparte de disfrutar de este recoleto espacio, te lo recomiendo para ver alguna de las procesiones de Semana Santa, en un lateral se abre la sede de la Universidad, la gran institución civil salmantina, fundada en 1218 y que hoy día continúa íntimamente ligada a la ciudad, hasta el punto que año tras año llegan miles de jóvenes de todo el mundo para estudiar en sus aulas. Es la más antigua de España y la tercera de Europa.

Biblioteca de la Universidad de Salamanca - Los viajes de Margalliver
Biblioteca de la Universidad de Salamanca – Qué visitar en Salamanca

A la hora de la visita debes saber que puedes entrar en las Escuelas Mayores y las Menores. En las primeras impresiona la fachada plateresca (busca la rana tallada en ella) y el Aula Fray Luis de León, desde cuyo “púlpito” daba clases este escritor y humanista del siglo XVI.

Fachada de la Universidad de Sevilla, aquí es donde tienes que buscar la famosa rana - Los viajes de Margalliver
Fachada de la Universidad de Sevilla, aquí es donde tienes que buscar la famosa rana

Pero no te vayas sin visitar las Escuelas Menores, con un extraordinario patio porticado y sobre todo, con el “Cielo de Salamanca”, que al menos a mí me dejó con la boca abierta. Se trata de una pintura mural de 1480, atribuida a Fernando Gallego, que representa motivos astrológicos y servía como método pedagógico para enseñar Astrología… ¡Con estas imágenes, quién no estudia! En su origen se concibió para la biblioteca, pero posteriormente fue trasladado a este lugar, y sólo queda un tercio de la pintura original, perdida tras un derrumbe.

Recorre la Universidad de Salamanca con este tour teatralizado

Iglesia y Convento de San Esteban

Este complejo constituye otra de las visitas indispensables. La explanada donde se ubica permite contemplar la monumental fachada de la iglesia plateresca y barroca, pero no te quedes ahí, puesto que su interior merece también la pena visitarlo. El retablo mayor de Churriguera, barroco, con sus características columnas salomónicas, contrasta con la sencillez de sus muros.

Iglesia de San Esteban en Salamanca - Los viajes de Margalliver

Anexo a la iglesia se halla el convento, perteneciendo todo el conjunto a la orden de los dominicos, instalados aquí ya en el siglo XIII, y en él, podemos visitar el Claustro de los Reyes, la Escalera de Soto o las salas capitulares, en los que no resulta difícil imaginar a San Ignacio de Loyola o Santa Teresa recorriendo sus dependencias en el siglo XVI, período en el que las habitaron.

Claustro de la iglesia de San Esteban en Salamanca - Los viajes de Margalliver
Claustro de la iglesia de San Esteban en Salamanca

 

Reserva tu visita guiada por el Convento de Sant Esteban y la Casa Lis aquí

Casa Lis

En mi visita a Salamanca tengo que contaros que fue la gran sorpresa del viaje, probablemente porque la ciudad la tenía asociada a edificios de piedra, antiguos, y encontrar esta explosión de colores en sus vidrieras me impactó. Finalizada su construcción en 1905 para don Miguel de Lis, tras su paso por varias manos privadas, actualmente pertenece al Ayuntamiento, albergando en la actualidad los Museos de Art Noveau y Art Decò.

Museo Casa Lis en Salamanca
Museo Casa Lis en Salamanca – Imagen de Kolaboo

Como elementos arquitectónicos, destaca el uso de hierro y cristal, siendo uno de los escasos ejemplos de arquitectura modernista en la ciudad renacentista por antonomasia. No perderos las vistas sobre el río y sobre todo, disfrutar desde fuera la fachada principal, que no es la de la entrada, especialmente de noche, cuando el juego de colores y luces confiere a la Casa Lis una imagen única.

La Clerecía

Quizá esta denominación te recuerde al mester que estudiaste en el instituto, y es que el edificio que te propongo visitar es la sede de la Universidad Pontificia… sí, si antes hablamos que Salamanca tiene dos catedrales, también cuenta con dos universidades. Levantada en los siglos XVII y XVIII como Real Colegio del Espíritu Santo, de la Compañía de Jesús, desde 1940 acoge a la “Ponti”, como es conocida entre los salmantinos.

Claustro de la Universidad Pontificia desde las torres de la Clerecía en Salamanca - Los viajes de Margalliver
Claustro de la Universidad Pontificia desde las torres de la Clerecía en Salamanca

La entrada al Patio de los Estudios, que permite el acceso a la iglesia, es sencillamente espectacular, pero no termines el recorrido sin ascender los 198 escalones de la Scala Coeli para subir a sus torres, porque las vistas desde arriba no te dejarán indiferente. Cuando yo lo hice era invierno a algún grado bajo cero pero no importa, los paisajes de la ciudad, el río y los campos que circundan Salamanca permanecerán en tu retina mucho tiempo.

Cúpula de la Universidad Pontificia de Salamanca - Los viajes de Margalliver
Cúpula de la Universidad Pontificia de Salamanca

Casa de las Conchas

La fachada de esta casa representa una de las imágenes que nos viene a la mente rápidamente al pensar en Salamanca, es uno de los iconos de la ciudad. Frente a la Clerecía, este palacio esconde toda una lección de arte gótico en su arquitectura, con sus ventanales y blasones, entre los que se encuentra sobre la puerta principal el escudo de los Maldonado, uno de cuyos miembros, Rodrigo Maldonado de Talavera, mandó construirla a partir de 1493. No obstante, resulta obvio mencionar que su fama procede de las más de 300 conchas que decoran su fachada y que configuran una fotografía imprescindible que debes llevarte de Salamanca. No se sabe con certeza el motivo de la decoración, aunque algunos estudiosos la vinculan a que esta familia pertenecía a la Orden de Santiago.

Casa de las Conchas en Salamanca - Los viajes de margalliver
Casa de las Conchas en Salamanca – Qué ver en Salamanca

Hasta aquí suele ser la visita convencional, pero sé curios@ y entra a su patio interior a contemplar el pozo en el centro y las gárgolas, sin dejar atrás las vistas de las torres de la Clerecía desde aquí. Por cierto, ¿sabías que la Casa de las Conchas, durante nueve años, fue propiedad de la Junta de Andalucía, como pago de una deuda de sus últimos propietarios? Y no hace tanto tiempo, en 2005 fue permutada por la sede del Banco de España en Granada, acogiendo hoy la biblioteca municipal.

 

Palacio de Monterrey

Seguimos en pleno centro, y muy cerca de la Plaza Mayor se levanta esta edificación, gran exponente del plateresco español, levantado por orden de don Alonso de Acevedo y Zúñiga en 1539. Actualmente es propiedad de la Casa de Alba y desde el año 2018 se encuentra abierto a las visitas turísticas, pudiendo comprar el ticket único, o desde septiembre de 2022, uno conjunto con la propuesta que te hago en el siguiente punto de interés. Es una oportunidad única de visitar un palacio todavía en uso, recorriendo las salas con mobiliario de la época, las celdas y las cocinas, sin olvidar obras de primer nivel de Tiziano, Ribera o Canaletto.

Reserva tu entrada al palacio de Monterrey aquí

Huerto de Calixto y Melibea y Cueva de Salamanca

Si buscas un lugar recóndito y romántico, un rincón en el que parece detenerse el tiempo, ese es el Huerto de Calixto y Melibea, ubicado sobre la muralla de la ciudad, donde la tradición sitúa el encuentro entre estos amantes en la obra “La Celestina”, de Fernando de Rojas, la cual tiene su propia estatua, y que junto al Jardín del Visir, conforman un espacio donde pasear, a la vez que contemplar paisajes de la zona sur de la ciudad, con el río y el área nueva de expansión.

Catedral de Salamanca desde el Huerto de Calixto y Melibea - Los viajes de Margalliver
Catedral de Salamanca desde el Huerto de Calixto y Melibea

Y a pocos pasos de aquí, te invito a visitar un lugar que a veces se escapa de los tours más convencionales: la Cueva de Salamanca, antigua cripta de la iglesia de San Cebrián, ya desaparecida, vinculada por la tradición a ritos de magia y nigromancia y donde se decía que daba clases el diablo.

¿Paseamos por la ciudad de Salamanca?

Salamanca es conocida ante todo por el amplio catálogo histórico-artístico que atesora, no vamos a descubrirte nada nuevo, de hecho, desde 1988 está catalogado como Patrimonio de la Humanidad el casco antiguo completo con todo merecimiento, pero también puedes pasear, sumergiéndote en la vida salmantina y mezclándote con sus habitantes. Para ello, la Rúa es la mejor opción, una vía que une el entorno de la Plaza Mayor con las catedrales, es el lugar donde las familias pasean y en el que comprar souvenirs y productos gastronómicos que llevarte de vuelta a casa.

Escultura paseando por Salamanca - Los viajes de Margalliver

Pero hay otros lugares más tranquilos que permiten gozar de tu visita. Me gusta mucho recorrer el paseo junto al río Tormes, al otro lado de la ciudad antigua, junto al puente romano, las iglesias del Arrabal y el parque Elio Antonio de Nebrija, un pulmón verde para descansar y ver Salamanca desde otra óptica.

Reserva aquí el tour al completo por Salamanca

¿Dónde alojarse en Salamanca?

Una opción muy recomendable para alojarse en Salamanca, y que realizamos nosotros en nuestra primera visita, es el Parador de Salamanca. Sin duda uno de los mejores hoteles de Salamanca, con todas las comodidades y la elegancia que te da los paradores. Con una habitación muy amplia, cómoda y un baño genial, como podéis ver en las fotos.

habitación del Parador de Salamanca - Los viajes de Margalliver

Baño de la habitación del Parador de Salamanca - Los viajes de Margalliver

La única pega que le pondríamos sería su situación, que está algo alejada del centro de Salamanca, pero a su favor, esto te permite tener una visual preciosa de Salamanca y total, en unos 15/20 minutos andando estás en el centro de Salamanca.

Vistas desde el Parador de Salamanca - Los viajes de Margalliver
Vistas desde el Parador de Salamanca

¿Dónde comer en Salamanca?

Señalar un lugar que recomendar en Salamanca para comer es una tarea harto difícil, diría que hay cientos de opciones por el casco antiguo y todas buenas, pero si tuviera que elegir uno, quizá por su ubicación e historia, ese sería el Mesón Cervantes, en la Plaza Mayor. El menú lo dejo a tu elección, pero estando en Castilla y León no deberían faltar los embutidos –el jamón de Guijuelo es un producto básico- o los asados, pero si lo tuyo es tapear en la barra, hay algo típico que tienes que pedir: una “paloma”. No, no esperes un guiso o caldereta de ave; en Salamanca, la “paloma” es una tapa de ensaladilla rusa colocada sobre una corteza de cerdo grande.

Otra posibilidad es el Café Novelty, también en la Plaza Mayor, un café histórico construido en 1905, no sólo abierto a desayunos y meriendas, sino donde su carta ofrece menús para comer y hacer la delicia de las tierras charras.

Por último, te recomiendo que pruebes el farinato, un embutido salmantino bastante diferente para mí en su sabor respecto a otros, porque entre sus ingredientes está el anís, que le otorga un toque distinto, pero que está de vicio, ya sea frito con huevos o simplemente a la plancha y metido en un bocadillo… ¡una experiencia para no olvidar!

Esperamos que con nuestras recomendaciones podáis disfrutar a tope de Salamanca, sin perder un solo detalle de toda su historia.

Este post ha sido elaborado conjuntamente con nuestro colaborador José Ángel Sánchez Rojas.

 

 

ENTRADAS RELACIONADAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SOBRE NOSOTROS

quienes somos los viajes de margalliver

Somos Enrique y Marga, una pareja andaluza a la que le encanta viajar y enseñar lo que descubrimos. En este blog encontraras gran parte de nuestros viajes y anécdotas, que esperamos te sirvan de inspiración.